[cmi-bolivia-editoriales] Articulo de Opinion: Bolivia: Cronicas del 21060

Mario Ronald Duran Chuquimia mrduranch en gmail.com
Lun Ago 29 10:59:53 PDT 2005


Bolivia: Crónicas del 21060.
Maya: El nacimiento del neoliberalismo (1).
Mario Ronald Duran Chuquimia (*)

Son veinte años del modelo económico neoliberal implantado por Victor
Paz Estenssoro, modelo que derroto la hiperinflación  echando a la
calle a treinta y cinco mil mineros.

Década de los ochentas, los habitantes de los centros mineros acaso
sabían de las continuas crisis y las caídas en los precios del estaño
y de los minerales que Bolivia exportaba como materia prima; del
personal excesivo en los centros mineros, donde a decir de Lechín (2)
de cada tres, uno trabajaba y dos miraban; de las manos brujas de los
administradores de la COMIBOL (3) que hacían todo lo posible para que
esta empresa fracase; de los jerarcas del Fondo Monetario
Internacional (FMI) que anunciaban que el tiempo del nacionalismo
había acabado; de la dirigencia sindical que estrangulo al gobierno de
Siles Suazo (4) imponiéndole mas y mas demandas; de la oligarquía que
extrañadamente hacía coro con la Central Obrera Boliviana (COB) para
acelerar la caída del gobierno de la UDP.

Eso si, sufrían con la hiperinflación: la lluvia de los pesos
bolivianos, de las cifras cada vez mas infladas en los billetes, de
los sueldos en gangochos (5), de los fajos de cheques al portador,
miles de millones en los bolsillos, pero apenas alcanzaban para
comprar artículos de primera necesidad, de las colas interminables
para conseguir alimentos, de los fugaces sueños que decían que esta
crisis era pasajera, que los gringos necesitaban minerales, que el
gobierno solucionaría los problemas… sino: huelga general indefinida.

En medio de la crisis se llevaron a cabo las elecciones, que fueron
ganadas por el general Hugo Banzer Suarez, quien había renunciado en
1976 a fuerza de huelga de hambre al poder otorgado por el golpe de
estado de 1971, la gente recordaba la bonanza económica y olvidaba
mediante su voto, la larga noche del terror, del exilio y de los
centros mineros militarizados. Sin embargo, asumía el poder mediante
el voto congresal, Victor Paz, cabeza de la revolución nacionalista de
1952, con un programa que ofrecía superar la hiperinflación, las
largas colas por alimentos, los paros y huelgas, sin decir como.

Agosto de 1985, circulaban rumores sobre el paquete económico del
nuevo gobierno; la UDP, había acostumbrado al pueblo a  los golpes de
timón que no cambiaban nada, así que solo quedaba esperar. "Bolivia se
nos muere", decía Víctor Paz  al presentar al decreto supremo No.
21060 que cambiaba el modelo económico: del estatismo al liberalismo,
se inauguraba la implantación del bolsín y la flotación del tipo de
cambio, las relaciones laborales mediante la libre contratación, la
liberación de los precios de bienes y servicios, la libre importación,
el cierre paulatino de las principales empresas estatales, los ajustes
impositivos para mejorar los ingresos de las arcas fiscales
bolivianas.

Una palabra ensombrecía el futuro de los miles de trabajadores del
subsuelo: relocalización, algunos lo interpretaban como el cambio de
ubicación de fuentes de trabajo, los mas como el despido llano y
simple. Para hacer mas llevadero el despido se crearon formulas
interesantes, el retiro voluntario y el pago de determinada cantidad
adelantada de sueldos, el tres por uno, cinco en uno; el traslado  a
otros centros mineros, "es lindo Caracollo, valle es", decían las
charlas vespertinas, o "no te  vayas a San Vicente , hace un frío de
mierda". Parecía que todo iba a cambiar para que nada cambie. Pero, el
fantasma del despido de miles de obreros cubría los centros mineros.
 
La dirigencia cobista herida ya de muerte, organizo y encabezo la
resistencia a dichas medidas con la Mar-cha por la Vida, de los
centros mineros partían centenares de mineros para acabar con el
gobierno de Víctor Paz  y su decreto 21060, armados de dinamita,
charque, chuño (6) y hojas de coca, para la última batalla; como en
los tiempos de la UDP, cuando en la capital se escuchaban estribillos
de rechazo a tal o cual medida, acompañados de estallidos de los
cachorros de dinamita, de las huelgas generales indefinidas de varias
semanas, de los centros mineros en huelga, de marchas de miles de
obreros y se derrotaban las medidas económicas y sociales de Siles
Zuazo.

A pocos kilómetros de La Paz, ante un cerco militar, de ametralladoras
pesadas y livianas, el constante sobrevuelo de aviones caza, de
tanques y tanquetas en el horizonte, con la rabia y la impotencia
contenida, la dirigencia obrera negociaba y aceptaba las condiciones
impuestas, era ya un hecho el despido de mas de treinta y cinco mil
mineros con beneficios sociales pero sin futuro. El neoliberalismo
había nacido en Bolivia.

Notas:  
(1)	Maya, en aymara, el número uno.
(2)	Juan Lechín Oquendo, líder obrero, quien marco a fuego la historia
boliviana.
(3)	Corporación Minera de Bolivia, empresa estatal encargada de todas
las fases de producción en la minería boliviana.
(4)	Ganador de las elecciones bolivianas con la Unión Democrática y
Popular (UDP), emprendimiento de izquierda conformado por el
Movimiento Nacionalista Revolucionario de Izquierda (MNR- I), el
Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR) y el Partido Comunista de
Bolivia (PCB).
(5)	Bolsas de polietileno de gran tamaño.
(6)	Carne y papa sometidos a un proceso de deshidratación.

La Paz/Chuquiagumarka, 28 de Agosto de 2005.

(*) El autor es hijo de relocalizados mineros.


Más información sobre la lista de distribución cmi-bolivia-editoriales