[Cmi-sucre] (II) Sexta Declaración de la Selva Lacandona

cmi-sucre cmisucre en indymedia.org
Sab Jul 2 12:46:39 PDT 2005


Sexta Declaración de la Selva Lacandona (II)
2005-06-29

http://chiapas.mediosindependientes.org/display.php3?article_id=113991


EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL.
MÉXICO.

(SEXTA DECLARACIÓN DE LA SELVA LACANDONA).

III.- DE CÓMO VEMOS EL MUNDO.


Ahora vamos a explicarles cómo es que vemos nosotros los zapatistas lo que
pasa en el mundo. Pues vemos que el capitalismo es el que está más fuerte
ahorita. El capitalismo es un sistema social, o sea una forma como en una
sociedad están organizadas las cosas y las personas, y quien tiene y quien
no tiene, y quien manda y quien obedece. En el capitalismo hay unos que
tienen dinero o sea capital y fábricas y tiendas y campos y muchas cosas,
y hay otros que no tienen nada sino que sólo tienen su fuerza y su
conocimiento para rabajar; y en el capitalismo mandan los que tienen el
dinero y las cosas, y obedecen los que nomás tienen su capacidad de
trabajo.

Y entonces el capitalismo quiere decir que hay unos pocos que tienen
grandes riquezas, pero no es que se sacaron un premio, o que se
encontraron un tesoro, o que heredaron de un pariente, sino que esas
riquezas las obtienen de explotar el trabajo de muchos. O sea que el
capitalismo se basa en la explotación de los trabajadores, que quiere
decir que como que exprimen a los trabajadores y les sacan todo lo que
pueden de ganancias. Esto se hace con injusticias porque al trabajador no
le pagan cabal lo que es su trabajo, sino que apenas le dan un salario
para que coma un poco y se descanse un tantito, y al otro día vuelta a
trabajar en el explotadero, que sea en el campo o en la ciudad.

Y también el capitalismo hace su riqueza con despojo, o sea con robo,
porque les quita a otros lo que ambiciona, por ejemplo tierras y riquezas
naturales. O sea que el capitalismo es un sistema donde los robadores
están libres y son admirados y puestos como ejemplo.

Y, además de explotar y despojar, el capitalismo reprime porque encarcela
y mata a los que se rebelan contra la injusticia.

Al capitalismo lo que más le interesa son las mercancías, porque cuando se
compran y se venden dan ganancias. Y entonces el capitalismo todo lo
convierte en mercancías, hace mercancías a las personas, a la naturaleza,
a la cultura, a la historia, a la conciencia. Según el capitalismo, todo
se tiene que poder comprar y vender. Y todo lo esconde detrás de las
mercancías para que no vemos la explotación que hace. Y entonces las
mercancías se compran y se venden en un mercado. Y resulta que el mercado,
además de servir para comprar y vender, también sirve para esconder la
explotación de los trabajadores. Por ejemplo, en el mercado vemos el café
ya empaquetado, en su bolsita o frasco muy bonitillo, pero no vemos al
campesino que sufrió para cosechar el café, y no vemos al coyote que le
pagó muy barato su trabajo, y no vemos a los trabajadores en la gran
empresa dale y dale para empaquetar el café. O vemos un aparato para
escuchar música como cumbias,rancheras o corridos o según cada quien, y lo
vemos que está muy bueno porque tiene buen sonido, pero no vemos a la
obrera de la maquiladora que batalló muchas horas para pegar los cables y
las partes del aparato, y apenas le pagaron una miseria de dinero, y ella
vive retirado del trabajo y gasta un buen en el pasaje, y además corre
peligro que la secuestran, la violan y la matan como pasa en Ciudad
Juárez, en México.

O sea que en el mercado vemos mercancías, pero no vemos la explotación con
las que se hicieron. Y entonces el capitalismo necesita muchos mercados...
o un mercado muy grande, un mercado mundial.

Y entonces resulta que el capitalismo de ahora no es igual que antes, que
están los ricos contentos explotando a los trabajadores en sus países,
sino que ahora está en un paso que se llama Globalización Neoliberal. Esta
globalización quiere decir que ya no sólo en un país dominan a los
trabajadores o en varios, sino que los capitalistas tratan de dominar todo
en todo el mundo. Y entonces al mundo, o sea al planeta Tierra, también se
le dice que es el "globo terráqueo" y por eso se dice "globalización" o
sea todo el mundo.

Y el neoliberalismo pues es la idea de que el capitalismo está libre para
dominar todo el mundo y ni modos, pues hay que resignarse y conformarse y
no hacer bulla, o sea no rebelarse. O sea que el neoliberalismo es como la
teoría, el plan pues, de la globalización capitalista. Y el neoliberalismo
tiene sus planes económicos, políticos, militares y culturales. En todos
esos planes de lo que se trata es de dominar a todos, y el que no obedece
pues lo reprimen o lo apartan para que no pasa sus ideas de rebelión a
otros.

Entonces, en la globalización neoliberal, los grandes capitalistas que
viven en los países que son poderosos, como Estados Unidos, quieren que
todo el mundo se hace como una gran empresa donde se producen mercancías y
como un gran mercado. Un mercado mundial, un mercado para comprar y vender
todo lo del mundo y para esconder toda la explotación de todo el mundo.
Entonces los capitalistas globalizados se meten a todos lados, o sea a
todos los países, para hacer sus grandes negocios o sea sus grandes
explotaciones. Y entonces no respetan nada y se meten como quiera. O sea
que como que hacen una conquista de otros países. Por eso los zapatistas
decimos que la globalización neoliberal es una guerra de conquista de todo
el mundo, una guerra mundial, una guerra que hace el capitalismo para
dominar mundialmente. Y entonces esa conquista a veces es con ejércitos
que invaden un país y a la fuerza lo conquistan. Pero a veces es con la
economía,o sea que los grandes capitalistas meten su dinero en otro país o
le prestan dinero, pero con la condición de que obedezca lo que ellos
dicen. Y también se meten con sus ideas, o sea con la cultura capitalista
que es la cultura de la mercancía, de la ganancia, del mercado.

Entonces el que hace la conquista, el capitalismo, hace como quiere, o sea
que destruye y cambia lo que no le gusta y elimina lo que le estorba. Por
ejemplo le estorban los que no producen ni compran ni venden las
mercancías de la modernidad, o los que se rebelan a ese orden. Y a esos
que no le sirven, pues los desprecia. Por eso los indígenas estorban a la
globalización neoliberal y por eso los desprecian y los quieren eliminar.
Y el capitalismo neoliberal también quita las leyes que no lo dejan hacer
muchas explotaciones y tener muchas ganancias. Por ejemplo imponen que
todo se pueda comprar y vender, y como el capitalismo tiene el dinero,
pues lo compra todo. Entonces como que el capitalismo destruye a los
países que conquista con la globalización neoliberal, pero también como
que quiere volver a acomodar todo o hacerlo de nuevo pero a su modo, o sea
de modo que lo beneficie y sin lo que le estorba. Entonces la
globalización neoliberal, o sea la capitalista, destruye lo que hay en
esos países, destruye su cultura, su idioma, su sistema económico, su
sistema político, y también destruye los modos en que se relacionan los
que viven en ese país. O sea que queda destruido todo lo que hace que un
país sea un país.

Entonces la globalización neoliberal quiere destruir a las Naciones del
mundo y que sólo queda una sola Nación o país, o sea el país del dinero,
del capital. Y el capitalismo quiere entonces que todo sea como él quiere,
o sea según su modo, y lo que es diferente pues no le gusta, y lo
persigue, y lo ataca, o lo aparta en un rincón y hace como que no existe.

Entonces, como quien dice que resumiendo, el capitalismo de la
globalización neoliberal se basa en la explotación, el despojo, el
desprecio y la represión a los que no se dejan. O sea igual que antes,
pero ahora globalizado, mundial.

Pero no es tan fácil para la globalización neoliberal, porque los
explotados de cada país pues no se conforman y no dicen que ya ni modo,
sino que se rebelan; y los que sobran y estorban pues se resisten y no se
dejan ser eliminados. Y entonces por eso vemos que en todo el mundo los
que están jodidos se hacen resistencias para no dejarse, o sea que se
rebelan, y no sólo en un país sino que donde quiera abundan, o sea que,
así como hay una globalización neoliberal, hay una globalización de la
rebeldía.

Y en esta globalización de la rebeldía no sólo aparecen los trabajadores
del campo y dé la ciudad, sino que también aparecen otros y otras que
mucho los persiguen y desprecian por lo mismo de que no se dejan dominar,
como son las mujeres, los jóvenes, los indígenas, los homosexuales,
lesbianas, transexuales, los migrantes, y muchos otros grupos que de por
sí hay en todo el mundo pero que no vemos hasta que gritan que ya basta de
que los desprecien, y se levantan, y pues ya los vemos, y los oímos, y los
aprendemos.

Y entonces nosotros vemos que todos esos grupos de gente están luchando
contra el neoliberalismo, o sea contra el plan de la globalización
capitalista, y están luchando por la humanidad.

Y todo esto que vemos nos produce gran asombro por ver la estupidez de los
neoliberalistas que quieren destruir toda la humanidad con sus guerras y
explotaciones, pero también nos produce gran contento ver que donde quiera
salen resistencias y rebeldías, así como la nuestra que es un poco pequeña
pero aquí estamos. Y vemos todo esto en todo mundo y ya nuestro corazón
aprende que no estamos solos.

IV.- DE CÓMO VEMOS A NUESTRO PAÍS QUE ES MÉXICO.


Ahora les platicamos cómo vemos lo que está pasando en nuestro México.
Bueno, pues lo que vemos es que nuestro país está gobernado por los
neoliberalistas. O sea que, como ya explicamos, los gobernantes que
tenemos están destruyendo lo que es nuestra Nación, nuestra Patria
mexicana. Y su trabajo de estos malos gobernantes no es mirar por el
bienestar del pueblo, sino que sólo están pendientes del bienestar de los
capitalistas. Por ejemplo, hacen leyes como las del Tratado de Libre
Comercio, que pasan a dejar en la miseria a muchos mexicanos, tanto
campesinos y pequeños productores, porque son "comidos" por las grandes
empresas agroindustriales; tanto como los obreros y pequeños empresarios
porque no pueden competir con las grandes trasnacionales que se meten sin
que nadie les diga nada y hasta les dan gracias, y ponen sus bajos
salarios y sus altos precios. O sea que, como quien dice, algunas de las
bases económicas de nuestro México, que eran el campo y la industria y el
comercio nacionales, están bien destruidas y apenas quedan unos pocos
escombros que seguro también van a vender.

Y éstas son grandes desgracias para nuestra Patria. Porque pues en el
campo ya no se producen los alimentos, sino sólo lo que venden los grandes
capitalistas, y las buenas tierras son robadas con mañas y con el apoyo de
los políticos. O sea que en el campo está pasando igual que cuando el
Porfirismo, nomás que, en lugar de hacendados, ahora son unas empresas
extranjeras las que tienen al campesino bien jodido. Y donde antes había
créditos y precios de protección, ahora sólo hay limosnas, ..y a veces ni
eso.

En su lado del trabajador de la ciudad pues las fábricas cierran y se
quedan sin trabajo, o se abren las que se llaman maquiladoras, que son del
extranjero y que pagan una miseria por muchas horas de trabajo. Y entonces
no importa el precio de los productos que necesita el pueblo porque,
aunque está caro o barato, pues no hay la paga. Y si alguien se trabajaba
en una pequeña o mediana empresa, pues ya no, porque se cerró y la compró
una gran trasnacional. Y si alguien tenía un pequeño negocio, pues también
se desapareció o se puso a trabajar clandestinamente para las grandes
empresas que los explotan una barbaridad, y hasta ponen a trabajar a los
niños y niñas. Y si el trabajador estaba en un su sindicato para demandar
sus derechos legalmente, pues no, que ahora el mismo sindicato le dice que
hay que apechugar que bajan el salario o la jornada de trabajo o quitan
prestaciones, porque si no pues la empresa cierra y se va para otro país.
Y luego pues está eso del "microchangarro", que es como el programa
económico del gobierno para que todos los trabajadores de la ciudad se
pongan a vender chicles o tarjetas de teléfono en las esquinas. O sea que
pura destrucción económica también en las ciudades.

Y entonces lo que pasa es que, como la economía del pueblo está bien
jodida tanto en el campo como en la ciudad, pues muchos mexicanos y
mexicanas tienen que dejar su Patria, o sea la tierra mexicana, e irse a
buscar trabajo en otro país que es Estados Unidos y ahí no los tratan
bien, sino que los explotan, los persiguen y los desprecian y hasta los
matan.

Entonces en el neoliberalismo que nos imponen los malos gobiernos pues no
ha mejorado la economía, al contrario, el campo está muy necesitado y en
las ciudades no hay trabajo. Y lo que está pasando es que México se está
convirtiendo nomás en donde nacen y un rato, y otro rato se mueren, los
que trabajan para la riqueza de los extranjeros principalmente de los
gringos ricos. Por eso decimos que México está dominado por Estados
Unidos.

Bueno, pero no sólo pasa esto, sino que también el neoliberalismo cambió a
la clase política de México, o sea a los políticos, porque los hizo como
que son empleados de una tienda, que tienen que hacer todo lo posible por
vender todo y bien barato. Ya ven que cambiaron las leyes para quitar el
artículo 27 de la Constitución y se pudieran vender las tierras ejidales y
comunales. Eso fue el Salinas de Gortari, y él y sus bandas dijeron que es
por bien del campo y del campesino, y que así va a prosperar y a vivir
mejor. ¿Acaso ha sido así? El campo mexicano está peor que nunca y los
campesinos más jodidos que cuando Porfirio Díaz. Y también dijeron que van
a privatizar, o sea a vender a los extranjeros, las empresas que tenía el
Estado para apoyar el bienestar del pueblo. Que porque no funcionan bien y
les falta modernizarse, y que mejor venderlas. Pero, en lugar de mejorar,
los derechos sociales que se conquistaron en la revolución de 1910 son
ahora como para dar lástima... y coraje. Y también dijeron que hay que
abrir las fronteras para que entre todo el capital extranjero, que así se
van a apurar los empresarios mexicanos y a hacer mejor las cosas. Pero
ahora vemos que ya ni hay empresas nacionales, todo se lo comieron los
extranjeros, y lo que venden está peor que lo que se hacía en México.

Y bueno, pues ahora también los políticos mexicanos lo quieren vender
PEMEX o sea el petróleo que es de los mexicanos, y la única diferencia es
que unos dicen que se vende todo y otros dicen que sólo se vende una
parte. Y también quieren privatizar el seguro social, y la electricidad, y
el agua, y los bosques, y todo, hasta que no quede nada de México y
nuestro país sólo sea como un terreno baldío o un lugar para su diversión
de los ricos de todo el mundo, y los mexicanos y mexicanas estemos como
sus sirvientes, pendientes de qué se les ofrece, mal viviendo, sin raíces,
sin cultura, sin Patria pues.

O sea que los neoliberalistas lo quieren matar a México, a nuestra patria
mexicana. Y los partidos políticos electorales no nada más no defienden,
sino que primero que nadie son los que se ponen al servicio de los
extranjeros, principalmente de los de Estados Unidos, y son los que se
encargan de engañarnos, haciéndonos que miramos para otro lado mientras
venden todo y se quedan ellos con la paga. Todos los partidos políticos
electorales que hay ahorita, no nomás unos. Piensen ustedes si algo han
hecho bien y verán que no, que puras robaderas y transas. Y vean como los
políticos electorales siempre tienen sus buenas casas y sus buenos carros
y sus lujos. Y todavía quieren que les damos las gracias y que otra vuelta
votamos por ellos. Y es que de plano, como luego dicen, no tienen madre. Y
no la tienen porque de por sí no tienen Patria, sólo tienen cuentas
bancarias.

Y también vemos que crece mucho el narcotráfico y los crímenes. Y a veces
pensamos que los criminales son como los presentan en los corridos o las
películas, y tal vez algunos son así, pero no son los meros jefes. Los
meros jefes andan bien vestidos, tienen estudios en el extranjero, son
elegantes, no se andan escondiendo sino que comen en buenos restaurantes y
salen en los periódicos muy bonitos y bien vestidos en sus fiestas, o sea
que, como luego se dice, son "gente bien", y algunos hasta son
gobernantes, diputados, senadores, secretarios de estado, empresarios
prósperos, jefes de policía, generales.

¿Estamos diciendo que la política no sirve? No, lo que queremos decir es
que ESA política no sirve. Y no sirve porque no toma en cuenta al pueblo,
no lo escucha, no le hace caso, nomás se le acerca cuando hay elecciones,
y ya ni siquiera quieren votos, ya basta con las encuestas para decir
quien gana. Y entonces pues puras promesas de que van a hacer esto y van a
hacer lo otro, y ya luego, pues anda-vete y no los vuelves a ver, mas que
cuando sale en las noticias que ya se robaron mucho dinero y no les van a
hacer nada porque la ley, que esos mismos políticos hicieron, los protege.

Porque ése es otro problema, y es que la Constitución ya está toda
manoseada y cambiada. Ya no es la que tenía los derechos y las libertades
del pueblo trabajador, sino que ahora están los derechos y las libertades
de los neoliberalistas para tener sus grandes ganancias. Y los jueces
están para servir a esos neoliberalistas, porque siempre dan su palabra a
favor de ellos, y a los que no son ricos pues les tocan las injusticias,
las cárceles, los cementerios.

Bueno, pues aún con todo este desbarajuste que están haciendo los
neoliberalistas, hay mexicanos y mexicanas que se organizan y hacen lucha
de resistencia.

Y así nos enteramos que hay indígenas, que sus tierras están retiradas de
aquí de Chiapas, y que hacen su autonomía y defienden su cultura y cuidan
la tierra, los bosques, el agua.

Y hay trabajadores del campo, o sea campesinos, que se organizan y hacen
sus marchas y movilizaciones para exigir créditos y apoyos al campo.

Y hay trabajadores de la ciudad que no se dejan que les quiten sus
derechos o que privaticen sus trabajos, sino que protestan y se
manifiestan para que no les quiten lo poco que tienen y para que no le
quiten al país lo que es suyo de por sí, como la electricidad, el
petróleo, la seguridad social, la educación.

Y hay estudiantes que no dejan que se privatice la educación y luchan
porque sea gratuita y popular y científica, o sea que no cobren, que toda
la gente pueda aprender, y que en las escuelas no enseñen tarugadas.

Y hay mujeres que no dejan que las traten como adorno o que las humillen y
desprecien nomás por mujeres, sino que se organizan y luchan por el
respeto que merecen como mujeres que son.

Y hay jóvenes que no aceptan que los embrutecen con las drogas o que los
persiguen por sus modos de ser, sino que se hacen conscientes con su
música y su cultura, su rebeldía pues.

Y hay homosexuales, lesbianas, transexuales y muchos modos, que no se
conforman con que los burlan, y los desprecian, y los maltratan, y hasta
los matan porque tienen otro modo que es diferente, y los tratan de
anormales o delincuentes, sino que hacen sus organizaciones para defender
su derecho a la diferencia.

Y hay sacerdotes y monjas y los que se llaman seglares, que no están con
los ricos ni resignados en la rezadera, sino que se organizan para
acompañar las luchas del pueblo.

Y hay los que se llaman luchadores sociales, que son hombres y mujeres que
toda su vida se la han pasado luchando por el pueblo explotado, y son los
mismos que participaron en las grandes huelgas y acciones obreras, en las
grandes movilizaciones ciudadanas, en los grandes movimientos campesinos,
y que sufrieron las grandes represiones, y como quiera, aunque algunos ya
tienen edad, siguen sin rendirse, y ahí andan de un lado a otro buscando
la lucha, buscando la organización, buscando la justicia, y se hacen
organizaciones de izquierda, organizaciones no gubernamentales,
organizaciones de derechos humanos, organizaciones de defensa de presos
políticos y de aparición de los desaparecidos, publicaciones de izquierda,
organizaciones de maestros o estudiantes, o sea lucha social, y hasta
organizaciones político-militares, y nomás no se están quietos y mucho
saben porque mucho han visto y oído y vivido y luchado.

Y así en general, nosotros vemos que en nuestro país, que se llama México,
hay mucha gente que no se deja, que no se rinde, que no se vende. O sea
que es digna. Y eso nos da mucho contento y alegría porque con toda esa
gente pues no tan fácil van a ganar los neoliberalistas y tal vez si se
logra salvar a nuestra Patria de los grandes robos y destrucción que le
hacen. Y pensamos que ojalá nuestro "nosotros" incluyera todas esas
rebeldías...

(Continuará...)

Desde las, montañas del Sureste Mexicano.

Comité Clandestino Revolucionario Indígena Comandancia General del
Ejército Zapatista de Liberación Nacional.
México, en el sexto mes del año de 2005.



Más información sobre la lista de distribución Cmi-sucre